Les vamos a dar 10 consejos básicos y fáciles para guardar sus botellas de vinos.

Es importante resaltar que no todos los vinos son elaborados para mejorarse con el paso del tiempo. Muchos de ellos son mejores si se beben jóvenes, es decir pocos años después de la añada indicada en la etiqueta de la botella.

El tiempo de guarda del vino es importante, si no está bien respectado el vino puede perder su valor.

Ahora bien, si tienen botellas de vinos que quieren reservar para ocasiones especiales, les damos algunos consejos y recomendaciones básicas.

Hay que saber en primer lugar que existen 4 parámetros muy importantes para guardar sus vinos:

-       el control de la temperatura y de la humedad ambiente

-       dejar reposar los vinos

-       echar las botellas

-       proteger los vinos de la luz

 Cava

1)    La duración de la conservación de los vinos

Cuando tengo que tomar mis vinos? Una pregunta regular para los aficionados que quieren tomar sus botellas al mejor momento en la evolución del vino.

No todos los vinos mejoran con el tiempo. Por lo general, los vinos del nuevo mundo (latino americanos..) y los baratos no mejorarán. Los vinos rojos pueden almacenarse y añejarse de 2 a 10 años. Sin embargo, esto depende del tipo de vino rojo y del equilibrio de su azúcar, ácidos y taninos.

No hay reglas estrictas pero de manera general existen pocos vinos blancos con potencial de guarda.

El potencial de cada vino es diferente pero aquí les damos nuestras recomendaciones generales de guarda son: 

  • Blanco seco y ligero : 1 a 2 años 
  • Blanc0 seco y potente : 4 a 6 años
  • Blanco suave : 2 a 4 años
  • Blanco licoroso : 6 a 10 años
  • Champagne : 1 a 2 años
  • Rosado ligero:  1 año
  • Rosado potente : 2 años
  • Tinto ligero : 2 a 3 años
  • Tinto potente : 6 a 10 años

 Las condiciones de almacenaje son vitales ya que los vinos pueden envejecer más rápido. Es importante tener las mejores condiciones y controlarlas de manera regular.

Al final el tiempo ideal para consumir sus vinos es un tema de gustos personales. Algunos les encanta los sabores desarrollado a raíz del tiempo en contacto con la barrica por ejemplo, otros prefieren vinos más afrutados, es decir más jóvenes.

 

2)    La cava de vino ideal consiste en:

Esta bajo tierra con una temperatura controlada de 12 grados. El ambiente tiene que ser húmedo (70%-75%) y el suelo tiene que ser de tierra.

Como lo ven estas cavas personales no son muy habituales, por lo cual les vamos a dar algunas recomendaciones si viven en una casa o en un depa.

 

3)    ¿A qué temperatura deben estar los vinos? 

La temperatura ideal de una cava es entre 10 y 12 grados.

Tiene un rol muy importante sobre la evolución del vino en botella. Más caloroso es el entorno más rápido va evolucionar el vino. Por lo cual el calor es el peor enemigo del vino.

Pero lo que afecta más el vino con las variaciones fuerte de temperaturas. Los choques térmicos son muy nefastos para el vino.

Asegurar una temperatura constante en el hogar no es fácil. Se tiene que buscar un rincón fresco lejos de luces y fuente de calores.

Ejemplos: en la base de un armario de una habitación que no se use, una refri vieja en desuso, un sótano.

Nunca dejar las botellas en el salón o especialmente en la cocina donde el aire acondicionado y las variaciones de temperaturas pueden deteriorar el vino.

Recomendamos que la temperatura máxima en la cual se debería poner un vino es de 18 grados. Si el vino está guardado a temperaturas superiores a 21℃, el vino pierde sus aromas y sabores. El vino pierde de su fuerza y de su interés. Si la temperatura excede los 25 grados, el corche sale y el vino empieza a oxidarse.

Puedo guardar mis vinos en la refri?

No recomendamos guardar el vino en la refri más de un mes. La falta de humedad hará que el corcho se va a secar y así dejar pasar poco a poco oxígeno que malograra el vino. 

Por lo cual tener en cuenta cuando en las etiquetas de vinos se refiera a temperatura ambiente, en general se refiere a la temperatura ambiente de Europa es decir aproximamente 18 grados. En Lima por ejemplo, esta temperatura ambiente suele tener 2-3 grados más. Por lo cual casi siempre mejor poner el vino en la refri antes de consumirlo. El tiempo en la refri varía según el vino. En nuestras fichas de producto siempre les daremos nuestras recomendaciones para cada vino.

  

4)    Es importante de tener un sitio donde guardar las botellas que este ventilado con circulación del aire para evitar concentración de malos olores, olores de humedad o proliferación de hongos. 

Ojo en compartir el espacio con otros productos. Jamás almacenar las botellas de vinos junto a productos de limpieza, químicos, fruta o verduras ya que estos olores se pueden transmitir a los vinos.

 

5)     Tener cuidados a los movimientos bruscos del vino.

Lo importante es de intentar no mover los vinos y dejarlos reposar. En caso contrario el vino va envejecer más rápidamente y pueden que los aromas y sabores sean afectados de forma negativa.  Recomendamos entonces tener los vinos almacenados de una forma que no sea necesarios moverlos para alcanzar una botella. Intentar que las botellas no sean expuestas a las vibraciones del tráfico, motores de sistemas de aire acondicionado, lavadoras …

 

6)    ¿Cómo posicionar las botellas?

Siempre recomendamos para poder asegurar la calidad de los vinos siempre que estén acostados, en posición horizontal o ligeramente inclinados. No recomendamos otras posiciones.

 De este modo se garantiza que el vino permanecerá siempre en contacto con el corcho, de forma que el tapón no correrá riesgos de secarse o de perder su elasticidad y turgencia, cualidades responsables de aseguran un cerramiento hermético. Si se almacenan verticalmente durante un tiempo prolongado, los corchos se secarán y, con el tiempo, el oxígeno llegará al vino, arruinándolo. 

Bodega 

 

7)    La humedad en la cava de vino

El control de la humedad es clave, no solo el control de la temperatura. Una cava demasiada seca puede provocar daños importantes a sus botellas. Si la sala tiene menos de 70% los corchos se secaran y arruinarán sus vinos. Si la cava es demasiada húmeda el vino no se verá afectado pero si las etiquetas. A la hora de sacar las botellas para beberlas unas etiquetas dañadas en general no genera mucha confianza sobre las condiciones de almacenamiento. Entre el 70% y 80% de humedad relativa ambiente se consiguen los mejores resultados.

Si empiezan a almacenar vinos de valor recomendamos comprar un higrómetro para registrar las condiciones de humedad y emplear técnicas de humificación o deshumidificación según sea necesario.

 

8)    La oscuridad en la cava de vinos

La luz puede convertirse en un enemigo mortal para el vino ya lo oxida y le confiere sabores de cartón especialmente para el vino blanco. En caso de estar expuesto demasiado tiempo a la luz, el vino se deteriora y desarrollar sabores extraños.

Por eso los productores suelen usar papel de seda para proteger las botellas.

Las botellas suelen ser de color oscuro (verde o marrón) con el objetivo de filtrar los rayos UV.

Una cava tiene que ser la más oscura posible lejos de la luz, especialmente de la luz solar directa y los aparatos fluorescentes. Nunca se deben usar neones y mejor reemplazarlas por luces incandescentes.

Si no puedes mantener un ambiente muy oscuro, recomendamos envolver las botellas ligeramente en un paño.

 

9)    Cavas de vinos para los departamentos

Existen una gran variedad de precios y marcas. Primero recomendamos evaluar sus necesidades reales. Si quieren guardar vinos en el largo plazo. En este caso mejor invertir en un modelo muy completo con control de humedad, ventilación y sin vibraciones.

Si quieren guardar vinos para poco tiempo debido a un consumo regular existen modelos de refri para botellas más económicos.

 

10) Elegir el buen formato de botellas.

Todas las degustaciones de vinos comparativas lo demuestran. Más el formato de la botella es grande, mejor se conserve el vino. Si no quieren beber sus vinos a corto plazo, huir las medias botellas ya que tienen tendencia a oxigenar rápidamente.

Según nuestra experiencia el formato ideal es el Magnum (1.5litros) que permite mantener el vino más fresco comparando con una botella clásica. Es especialmente el caso con el Champagne. La burbuja es más viva después de varios años. El vino se envejece al contacto con el oxígeno. En una botella Magnum de Champagne la proporción cantidad vino / burbujas de oxigeno hace que el vino envejece más lentamente.

Para guardar vinos durante más de 10 años, recomendamos formatos Magnum (siempre y cuando es posible) o incluso f

ormatos más grandes. 

Por lo tanto y resumiendo, es necesario encontrar aquel lugar del hogar que sea fresco, oscuro, libre de vibraciones y aromas, que a la vez no sea demasiado seco.

Otros tips:

  • ¿Hace falta girar las botellas? 

No, ese es un mito, ya que el vino debe reposar libre de vibraciones y movimientos durante su descanso en la cava.

  • Un tip muy práctico es colocar un collarín a cada botella para identificarla fácilmente sin necesidad de estar moviendo las demás a la hora de buscar el vino elegido.
  • Ajustar la temperatura antes de servirlo. Diferentes vinos saben mejor a temperaturas ligeramente distintas, las que pueden variar de aquellas usadas para el almacenamiento. Justo antes de beber el vino, deja que la temperatura se eleve o descienda a la adecuada para servirlo. En nuestras fichas de vinos siempre encontraras nuestra recomendación de temperatura de servicio.
    • Los vinos Rosé/Rosado y los blancos secos: 8-14 °C (46-57 °F)
    • Vinos espumosos y champagne: 6-8 °C (43-47 °F)
    • Vino tinto ligero: 13°C (55 °F)
    • Vinos tintos oscuros: 15-19°C (59-66 °F).